Blog

Disfruta de las mejores entradas sobre alquiler de autocaravanas

Fin de semana en Málaga, primer día

Un fin de semana en Málaga, primer día

Málaga es una de las zonas más turísticas de España, gracias a un clima envidiable, es famosa por sus playas, por el sol y también, por ser el lugar que vio nacer a un genio como Pablo Picasso. Málaga es mucho más de lo que parece a primera vista, museos para todos los días del año, el típico «pescaíto frito», cien tipos distintos de palmeras… La ciudad tiene mucho que ofrecer, sin embargo, si dispones de poco tiempo es posible que necesites saber dónde ir en cada momento. Si has decidido escaparte un fin de semana y quieres conocer Málaga, hoy te preparamos esta ruta para que conozcas lo mejor de la ciudad sin temor a perderte nada.

La primera para obligatoria es el Palacio de Buenavista, donde encontraremos el museo más famoso de la ciudad, el Museo Picasso. El palacio en sí es una maravilla de la arquitectura andaluza, aunque lo importante es el fondo de 233 obras del famoso pintor que se hallan permanentemente expuestas, más otras 43 que se hallan cedidas a largo plazo. Si no quieres hacer mucha cola, lo mejor será que reserves online, pues el museo suele recibir bastantes visitantes.

Desde el museo iremos a la Casa Natal del artista que se encuentra en la Plaza de la Merced, la casa está repleta de recuerdos familiares y cosas del artista; como borradores de sus cuadros y cuadernos de grabados.

La siguiente parada es la Manquita, la catedral de Málaga, llamada así porque nunca fue terminada, a pesar de pasar 254 años en obras. Debido a ese dilatado tiempo de construcción, encontramos distintos estilos arquitectónicos en sus diferentes alturas, desde el gótico de la planta, hasta el barroco de las partes altas.

Seguimos y, tras pararnos a repostar en el restaurante El Chinitas, uno de los más típicos de la ciudad, seguiremos hasta el Teatro Romano, situado al pie de la Alcazaba. El teatro estuvo en funcionamiento hasta el siglo III, más tarde fue usado como cantera por los árabes y permaneció sepultado hasta 1951. Desde aquí subiremos a la Alcazaba, la fortaleza mora situada a las faldas del monte Gibralfaro, se trata de la fortificación musulmana más importante conservada en la Península Ibérica.

Para terminar el día nada, como cenar en cualquier restaurante de la ciudad, probar algunas de sus tapas o disfrutar de la comida más chic y actual en el restaurante MR1 o si, preferimos el sabor más tradicional, nos deleitaremos con unos langostinos a la plancha en El Pimpi, una tasca flamenca típica donde nunca suele caber ni un alfiler. Si lo tuyo es la cocina creativa, no te puedes ir sin visitar Muelle Uno, entre yates, tiendas de moda y terrazas.

Para despedir la noche, nada como tomarnos una copa en alguna de las terrazas de la ciudad.

Deja un comentario

Back to top